9 de febrero de 2008

Se me va de la mano



Esta noche. Especialmente sensible, especialmente oscura, especialmente solitaria.
Quizá no debiera hoy decir nada, Quizá el Ribera del Duero regó aprisa mi boca, sin haber comido nada y se subió a mis sesos. Su aroma a cacao me pierde...
Quizá el fuerte levante que sopla hoy, me despeinó demasiado el alma, y el rumor de esas olas que me llaman... si no hiciera tanto frío, si no fuese tan tarde... iría a la playa.

5 comentarios:

Pedro (Glup). dijo...

¿Es Cádiz?

Carmen dijo...

Es un pueblo de Cádiz, Trebujena.
Cercano a la desembocadura del Guadalquivir, se antoja un oásis de mar en el campo.
Siempre verás algún flamenco sobre sus lagos.

Una Sombra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Una Sombra dijo...

Quizá, si en esta noche triste y oscura no hubieras pulsado esa tecla, yo no habría leído un texto tan hermoso. Pero sigo aquí, en las sombras, alimentándome de tus escritos, que hoy me dejan un suave sabor a vino y melancolía. Hoy tampoco tengo mucho que ofrecerte...me faltan palabras y me sobran soledades...podemos compartirlas

http://farm3.static.flickr.com/2145/2248815839_3244c3e1ab_o.jpg

Carmen dijo...

Tu visita. Con eso, ya me vale.
Recuerda... tomé el testigo de tus manos.
Preciosa foto de melancolía.
Gracias, sombra.