13 de mayo de 2010

6 comentarios:

carmen dijo...

Te digo, Carmen, que escuchar las notas del piano con la fuerza y el drama de las escenas, me produce un cierto escalofrío...
Afecta desde lo más hondo

Un saludo con mi afecto

Jesús Cánovas Gómez dijo...

¿Sabes que te digo? Que a los pájaros no se le puede cortar las alas.

Los enanos...Gracias por tus palabras. Estaban escondidas detrás de una rama y lo las había visto hasta ahora.

Dando vueltas por tu blog me tendrás.
Un beso

José Luis Balsalobre dijo...

Te diré, Carmen, que muchas gracias por mirar a través de mi objetivo. No soy poeta ni lo pretendo; simplemente, a veces, delante de una foto que acabo de terminar, dejo correr unas líneas según me sugiera el resultado; líneas que nacen en pocos minutos y que casi nunca pulo ni corrijo.
Un beso mediterráneo.

Bohemia dijo...

El piano es una de mis pelis favoritas, la he visto tropecientas mil veces, la banda sonora es de una belleza desgarradora y arrebatadora, no me canso de oírla...y es que Michael Nyman es uno de mis compositores favoritos junto a Yann Tiersen yAlberto Iglesias.

Bss

Carmen Alanís dijo...

Tocaya!
Te perdí la pista en Facebook porque antes tuve cerrar mi cuenta y la abrí de nuevo. Agrégame, por favor, si es que aún sigues allí. Es fácil por el correo: aethraza@hotmail.com

Me alegra que esté más actualizado tu blog.

Un abrazo desde Monterrey, México,
Carmen Alanís!!!!

José Luis Balsalobre dijo...

Hola Carmen: tienes muy buen ojo! La foto está tomada en el vestíbulo del Casino de Cartagena. Este edificio es del siglo XVIII, y era el palacio del marqués de Casatilly. Fue reformado a finales del XIX para sede de la "Sociedad del Casino de Cartagena". Está situado en la calle Mayor, muy cerca del puerto.
A ver si vuelvo el próximo sábado y sigo tomando fotos de los bailarines.
Un beso, Carmen.