1 de marzo de 2008

El desconsuelo



el desconsuelo infinito,
aguardando al paso de los siglos,
solloza ser mortal,
erigir su rostro al frente,
marchar a buscarle,
respirar siquiera,
huir del mármol donde la encerrara Josep,
cuando sus manos la tallaran
ante los ojos de él.

8 comentarios:

ybris dijo...

Terrible el desconsuelo que no se resigna al mármol.
Consoladora la mirada que ve tanta belleza.

Besos.

Anónimo dijo...

hola, hermosa! quiero pasarte un poema que es de mis favoritos. es de ángela figuera aymerich, que salió exiliada del país vasco y pasó por méxico hace varias décadas:

BELLEZA CRUEL

Dadme un espeso corazón de barro,
dadme unos ojos de diamante enjuto,
boca de amianto, congeladas venas,
duras espaldas que acaricie el aire.
Quiero dormir a gusto cada noche.
Quiero cantar a estilo de jilguero.
Quiero vivir y amar sin que me pese
ese saber y oír y darme cuenta;
este mirar a diario de hito en hito
todo el revés atroz de la medalla.
Quiero reír al sol sin que me asombre
que este existir de balde, sobreviva,
con tanta muerte suelta por las calles.

Quiero cruzar alegre entre la gente
sin que me cause miedo la mirada
de los que labran tierra golpe a golpe,
de los que roen tiempo palmo a palmo,
de los que llenan pozos gota a gota.

Porque es lo cierto que me da vergüenza,
que se me para el pulso y la sonrisa
cuando contemplo el rostro y el vestido
de tantos hombres con el mido al hombro,
de tantos hombres con el hambre a cuestas,
de tantas frentes con la piel quemada
por la escondida rabia de la sangre.

Porque es lo cierto que me asusta verme
las manos limpias persiguiendo a tontas
mis mariposas de papel o versos.
Porque es lo cierto que empecé cantando
para poner a salvo mis juguetes,
pero ahora estoy aquí mordiendo el polvo,
y me confieso y pido a los que pasan
que me perdonen pronto tantas cosas.

Que me perdonen esta miel tan dulce
sobre los labios, y el silencio noble
de mis almohadas, y mi Dios tan fácil
y este llorar con arte y preceptiva
penas de quita y pon prefabricadas.

Que me perdonen todos este lujo,
este tremendo lujo de ir hallando
tanta belleza en tierra, mar y cielo,
tanta belleza devorada a solas,
tanta belleza cruel, tanta belleza.




aethracarmenAlanis

Carmen dijo...

Aethra, qué privilegio tu visita a este humilde blog!!!
Gracias por tu regalo, tomo nota de esa autora, para leerla más.
Te envío un enlace al privado, que quizá conozcas ya, pero por si acaso. Tanto talento como tienes, debe ser conocido, para ser valorado. Te envío miles de besos, guapisima.

Carmen dijo...

Sabio amigo Ybris: qué fácil es aprender contigo. Consolar, tan sólo con la mirada... nunca lo hubiera visto así.
Besos.

Magnolio dijo...

Sí, hay palabras que duelen. Tanto.

Tal vez por eso nos las sacamos de dentro,

como esculturas, como poemas.

Carmen dijo...

Magnolio, no puedo entrar en tu blog. ¿Es privado?

Magnolio dijo...

Carmen, soy "bloggera comentarista" ocasional, pero lectora asidua de... no llegan a cinco: entre ellos el tuyo.

Besos.

Carmen dijo...

Magnolio, entonces es un privilegio para mí el haber llamado tu atención a la lectura de esta página. Me siento halagada y agradecida.
Besos.